Consagración a María del Rosario

María del Rosario

En muchos de sus mensajes, Nuestra Madre nos pide la Consagración a su Sagrado Corazón. "Consagrarse a la Virgen es ofrecerse al Señor con amor, rezar diariamente el Santo Rosario, orando con fervor cristiano, iluminados por la Palabra de Dios. Perfeccionar nuestra vida sacándola del pecado y enriqueciéndola espiritualmente. Vivir en total obediencia al Señor y servicio al prójimo."
(Fuente: Libro 'Mensajes' editado por el Movimiento Mariano San Nicolás)

Oración de Consagración

¡Oh Madre! Quiero Consagrarme a Ti. Virgen María, hoy Consagro mi vida a Ti.
Siento necesidad constante de tu presencia en mi vida,
para que me protejas, me guíes y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo y la angustia en mí no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria, mi fatiga en Ti fortaleza es. Amén.

Luego de dar la oración, Nuestra Madre nos dice:

Mensaje 275 (7-9-1984):

"A todos mis hijos que se Consagren a vuestra Madre, os digo: Mi Corazón recibe gozoso esa entrega, ese amor que ofrecéis porque son almas que se salvan de las garras del mal mereciendo la Gloria Eterna, la Gloria del Señor. Amén. Amén. Dadlo a conocer. Que esto sea meditado, quiera Dios iluminar vuestros espíritus para que lleguen a comprender el valor de la Consagración."

La Medalla de María del Rosario

María del Rosario


La medalla de María del Rosario fue pedida por la misma Virgen.

Mensaje 395 (2-12-1984):

"Debéis hacer acuñar una medalla, con mi imagen de la Advocación de María del Rosario de San Nicolás, y en el reverso, la Santísima Trinidad con siete estrellas."

Mensaje 681 bis (25-9-1985):

"Te diré el significado de las siete estrellas: son siete Gracias, que mi Hijo Jesucristo concederá, a quien la lleve sobre su pecho."

El Escapulario


María del Rosario


La Virgen le pide a la vidente que haga confeccionar un escapulario.

Mensaje 815 bis (5-3-1986):

"Hija mía: Encárgate para que se haga un Escapulario. Que sea de color blanco ya que el blanco es el símbolo de la pureza. Mi imagen llevará los colores celeste y rosado.
Este Escapulario, deberá ser destinado a los enfermos del cuerpo y del alma y lo llevará aquel que realmente sienta esa necesidad en su corazón, porque con el Escapulario, irá el compromiso de orar a María del Rosario. Este pedido mío apremia."

Otros mensajes sobre la Consagración

Mensaje 939 (10-8-1986):

"La Consagración no quita la libertad del cristiano, no lo anula, sino que lo hace crecer interiormente, hace que el espíritu se renueve día a día, se introduzca en mi Corazón y se alimente completamente de él."

Mensaje 973 (21-9-1986):

"Que vuestra adoración al Señor y la veneración a la Madre no sea obstaculizada por nada y no disminuya jamás. Que la Consagración, sea el vínculo que una vuestro corazón con el Mío. Hijos míos, sedme fieles. Cada hijo necesita una particular atención de la Madre."

Mensaje 1242 (21-8-1987):

"Como Auxilio de los Cristianos, quiero rescatar a mis hijos, pidiéndoles la conversión y luego la Consagración a Mi Corazón de Madre. Yo les digo: Responderé a vuestra consagración con Mi Protección, es decir, os defenderé de toda adversión. Haceos pequeños e interiormente humildes y entraréis en Mi Corazón."

Mensaje 1426 (25-5-1988):

"Desde aquí pido a mis hijos: La Consagración a Mi Corazón. Esa Consagración, que no requiere papeles ni fórmulas, porque esa Consagración irá directamente a Mi Corazón; será única y exclusivamente para Mi Corazón y será recibida por Mi Corazón."

Pedidos a los consagrados:

Mensaje 285 (15-9-1984):

"A los que quieran consagrarse:

Hijos míos, vuestra Madre os lo pide."

Mensaje 1426 (25-5-1988) continuación:

"Debéis tener amor y devoción a María, oración constante del Santo Rosario y participación diaria en la Santa Eucaristía. En el amor a la Madre, hallaréis el Amor del Hijo, en la oración a la Madre, estaréis en unión con el Hijo, y en la Santa Eucaristía, os encontraréis con el Hijo."

Mensaje 1798 (2-2-1990):

"Quiero que mis hijos Consagrados le den a la Madre, cuanto ella pide:

Si realizamos la Consagración a Nuestra Querida Madre con amor, humildad y un total abandono en su Sagrado Corazón, Ella tomará nuestros corazones transformándolos lentamente y de manera progresiva para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.


F         T         B
2005 - 2017   www.nuestramadre.com.ar    -     Hosted by Hostinger
Otras páginas:   La Sagrada Familia      El Santo Rosario     El Vía Crucis